5 motivos por los que respetar el ritmo de aprendizaje de los niños

Es que se lo tiene que aprender y ya está. Como todos los demás. Si tenéis hijos posiblemente hayáis escuchado esa frase en más de una ocasión en boca de algunos maestros o profesores. No es algo nuevo que existan centros educativos que no respeten el ritmo de aprendizaje de los niños con tal de cumplir todos los objetivos que se les marca.

Pero lo cierto es que todos los niños (y también los adultos) son diferentes entre sí. El ideal o el sueño de algunos docentes es que todos los estudiantes aprendan de la misma forma. Que todos los alumnos entiendan las explicaciones a la primera sin tener que repetirlo mucho. Pero está claro que eso no es posible. Y no es algo negativo (como bastantes educadores y maestros piensan).

Respetar el ritmo de aprendizaje de los niños debería ser algo fundamental en la educación. Personalmente, creo que los centros educativos deberían esforzarse más por comprender la individualidad y diversidad de los estudiantes. Y quizás de esa forma, avanzaríamos un poquito más hacia el camino educativo correcto.

Así llegamos al gran problema. Sí, respetar el aprendizaje de los niños es importante pero, ¿y si no hay suficientes profesionales de educación para llevarlo a cabo? En muchas escuelas infantiles solo hay un educador por aula y así, es muy complicado fomentar la individualidad de todos los niños que están en el aula.

En los países nórdicos hay mínimo dos maestros en cada aula y se respeta el número de niños por aula. De esa manera, los profesionales pueden tener más libertad, flexibilidad y respetar el aprendizaje de los estudiantes. Pero en España… ¿es eso posible? Parece ser que no en todos los centros educativos. 

¿Por qué? ¿Por qué motivos hay que respetar el ritmo de aprendizaje de los niños? En el post de hoy hablamos de cinco razones para hacerlos. Si ahora que termina la primera evaluación y las notas están ahí. ¡Recordad que siempre podéis dejar comentarios con vuestras opiniones!

Por qué respetar el ritmo de aprendizaje de los niños

Porque los niños deberían ser los protagonistas de su aprendizaje

En mi humilde opinión, creo que si a los niños se les enseña todo de golpe, de manera apresurada y mal, ellos no descubren nada. No se entusiasman por aprender cosas nuevas, por investigar y no hay ninguna sorpresa (que a veces son muy buenas en el proceso de aprendizaje). 

Los niños deberían ser más partícipes de su propio aprendizaje y los educadores y maestros tendrían que crear aulas acogedoras en las que los estudiantes desarrollen sus propias habilidades y capacidades sin miedos ni vergüenzas. 

Aunque se crea que sí, más rápido no es mejor

¿No tenéis la sensación de que se está produciendo un aceleramiento en el aprendizaje en general? Los maestros tienen unos objetivos y contenidos que enseñar a los estudiantes en un periodo de tiempo. Pero las prisas nunca son buenas y pensar que los niños son esponjas y que todo lo aprenden rápido sin problemas es un error. 

Cada niño (al igual que los adultos), necesita su tiempo para comprender lo que se está diciendo en el aula. Necesita asimilarlo y entenderlo para poder llevar a cabo las actividades o ejercicios que explica el maestro o profesor. Ese proceso de comprensión y asimilación es diferente en cada uno. Y no se puede pretender que todos sean idénticos. 

respetar el ritmo de aprendizaje de los niños

El aprendizaje no debería ser una competición

Ningún niño debería sentirse mal por aprender o entender las cosas menos rápido que los demás compañeros de clase. Los centros educativos deberían esforzarse más en que el proceso de aprendizaje sea también un disfrute para los niños. ¿Qué beneficio hay en decirle a un estudiante que es muy lento o que tiene que ser igual que sus compañeros? Para mí, ninguno en absoluto.

Tienes que ser más rápido. Mira, los demás niños te van ganando en todo. Eres el mas lento de clase son frases que nunca ayudan (y sí, algunos maestros son capaces de decir eso). Porque esas palabras se pueden convertir en una competición increíblemente insana y traer consecuencias emocionales y personales negativas para los niños. 

Porque la autoestima y las emociones sí importan

¿Os imagináis cómo se tiene que sentir un niño cada vez que un maestro o profesor le dice que es lento, que los compis le están ganando y que no aprende lo suficientemente deprisa? Pues obviamente, mal. Ese tipo de comentarios dañan muchísimo la autoestima y el autoconcepto de los niños. De esa manera, pensarán que no valen la pena y que lo hacen todo mal.

Respetar el ritmo de aprendizaje de los niños favorece a que los estudiantes se sientan cómodos, relajados, sin presiones ni estrés. En un ambiente positivo alejado del miedo y de las prisas es cuando se da el proceso de aprendizaje auténtico. De este modo, se fomenta el placer por aprender cada día. 

Porque el aprendizaje no debería generar estrés

Estoy muy nervioso porque me tengo que aprender esto para mañana. El profe nos va a hacer un control de la página 20 a la 24. Yo he tenido que escuchar varias frases así en boca de niños que acuden a primero de educación primaria. Y ojo, que se ponen nerviosos de verdad. Que ese te lo tienes que aprender mañana por que sí genera muchísimo estrés en los niños. 

¿No creéis que un niño que está haciendo educación primaria es muy pequeño para tener ese tipo de estrés? Si el estudiante está nervioso, estresado o agobiado es muy complicado que se de un proceso de aprendizaje auténtico y que asimile el contenido. ¿Qué pasará? Que muchos niños se lo aprenderán de memoria para aprobar y no habrán comprendido nada.

¿Vosotros qué pensáis respecto al tema de respetar el aprendizaje de los niños? ¿Habéis tenido problemas con los centros educativos? Si os animáis, dejad vuestras experiencias en los comentarios y debatimos. 

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.